La “arrogancia” de ignorar la necesidad de dormir.

Reloj biologio

La sociedad se ha vuelto “sumamente arrogante” al ignorar la importancia del sueño, según científicos de las universidades de Oxford, Cambridge, Harvard, Manchester y Surrey.

Los investigadores advierten que la reducción de las horas de sueño puede llevar a desarrollar graves problemas de salud y que los gobiernos deben seriamente tomar cartas en el asunto para solucionar el problema.

El cáncer, las enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2, infecciones y la obesidad están relacionadas con una disminución del descanso.

El reloj biológico del cuerpo impulsa grandes cambios. En un ritmo diario se puede alterar el estado de alerta, el ánimo, la fuerza física e incluso el riesgo a un infarto.

Alterar el Reloj Biológico

Nuestro reloj biológico viene derivado de nuestro pasado evolutivo, cuando éramos activos en el día y descansábamos en la noche.

Pero los científicos advierten que la vida moderna y una sociedad de 24 horas significa que mucha gente “vive en contra” de su reloj biológico, con consecuencias dañinas para la salud y el bienestar.

El profesor Russell Foster, de la Universidad de Oxford, afirma que hoy en día las personas tienen entre una y dos horas de sueño menos por la noche que hace 60 años. “Somos una especie sumamente arrogante, creemos que podemos abandonar cuatro mil millones de años de evolución e ignorar el hecho de que hemos evolucionado bajo un ciclo de luz y oscuridad. Lo que hacemos como especies, quizás algo único, es ignorar el reloj. Y actuar en contra del reloj (biológico) a largo plazo puede originar serios problemas de salud”.

El experto añade que es un problema que afecta a toda la sociedad, no sólo a quienes tienen trabajos con turnos irregulares.

También afirma que la situación se agudiza en los adolescentes, con jóvenes que para dormir toman pastillas de sus padres y a la mañana siguiente se beben tres Red Bulls.

Luz azul

Cada vez hay más evidencias de que la tecnología moderna nos está manteniendo despiertos hasta entrada la noche, lo que reduce el sueño. “La luz es el sincronizador más poderoso de nuestro reloj biológico interno”, explica el profesor Charles Czeisler, de la Universidad de Harvard.

Según el especialista, las bombillas de bajo consumo –así como los teléfonos inteligentes, tabletas y monitores, tienen niveles altos de luz en el extremo azul del espectro que está “en el punto justo” que afecta el reloj biológico. “La exposición a la luz, especialmente la azulada de longitud de onda corta, reajusta nuestro ritmo circadiano a horas más tarde, prostergando la liberación de la hormona del sueño melatonina y haciendo que sea más difícil levantarnos por la mañana”.

Czeisler añade que “es de gran preocupación estar expuestos a tanta luz, durmiendo menos y, como consecuencia, sufrir más de enfermedades crónicas”.

Una investigación genética pionera busca descubrir cómo la vida contra el reloj biológico está afectando nuestra salud.

Cerca del 10% del ADN humano tiene un patrón de actividad de 24 horas, el cual está detrás de todos los cambios fisiológicos y de comportamiento en el cuerpo. Pero varios estudios han demostrado que el ritmo puede ser interrumpido con descansos cortos o turnos de trabajo irregulares.

El doctor Simon Archer, quien dirigió los estudios en la universidad de Surrey, afirma que esto tiene un “gran impacto” en cómo funciona el cuerpo. “Todas estas son sendas biológicas básicas que pueden ser vínculos subyacentes de algunos resultados negativos para la salud, como las enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad y -potencialmente- cáncer, que vemos en personas que no tienen suficientes horas de sueño o trabajan en turnos irregulares”, señala.

Varios experimentos demuestran que las personas pueden ser pre diabéticas tras unas pocas semanas de trabajo con distintos horarios.

La sociedad debe reaccionar

El doctor Akhilesh Reddy, de la Universidad de Cambridge, afirma que el reloj biológico influye en cada uno de los procesos biológicos en el cuerpo humano y que las consecuencias para la salud de vivir contra el reloj son “bastante claras”, particularmente en el cáncer de mama. “Intenta vivir rítmicamente más a tono con el medio ambiente y evita demasiada luz antes de ir a la cama, porque afectará el sueño y el reloj”, aconseja.

Por su parte, el profesor Andrew Loudon, de la Universidad de Manchester, dice que “si bien los problemas causados por una vida contra el reloj biológico pueden ser menos atractivos que las incontables ‘historias de causas del cáncer’, es un gran problema para la sociedad. Quizás a corto plazo no se note algún cambio en la salud por una interrupción en el ritmo circadiano, pero, a largo plazo, las consecuencias pueden ser bastante graves”.

Loudon añade que “los gobiernos deben tomar (este tema) con seriedad, revisando las consecuencias para la salud de los turnos irregulares, y tanto la sociedad como los legisladores deben tomarlo en cuenta”

Fuente: James Gallagher (BBC)

Dormir profundo nutre la vida

diasueno

“Dormir profundamente, nutre la vida” ha sido el lema del Día Mundial del Sueño, organizado por la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM), celebrado el pasado 17 de marzo.

En el marco de esta celebración, los especialistas en Medicina del Sueño advierten de la importancia en crear conciencia acerca de las repercusiones de los trastornos del sueño no sólo en la población adulta, sino también en niños.

Un tercio de la población mundial es afectada por los distintos trastornos del sueño, tales como el insomnio, la somnolencia diurna, parasomnias o cosas raras que suceden al dormir como el sonambulismo,  terrores nocturnos, hablar u orinar dormido, así como los trastornos del ritmo circadiano que están en aumento en adolescentes y adultos jóvenes por exposición excesiva a las nuevas tecnologías en informática.

Aunque existen alrededor de 100 trastornos de sueño, la mayoría de las personas que padecen de mal dormir, desconocen las consecuencias que esto ocasiona y que los trastornos son tratables por los especialistas en medicina del sueño.

En este sentido, los especialistas destacan que el sueño profundo es uno de los tres pilares de la salud, junto con una dieta equilibrada y el ejercicio regular. Las personas que logran sueño profundo y continuo presentan las tasas más bajas de hipertensión arterial, diabetes, obesidad y otros padecimientos crónicos. Por el contrario, cuando se duerme mal, la salud se ve afectada. La falta de sueño y la mala salud disminuyen la calidad de vida y el estado de ánimo.

Existen 3 elementos fundamentales para lograr una buena calidad de sueño a fin de amanecer  descansado, motivado y alerta para un desempeño adecuado durante el día:

  1. La duración que en adultos debe ser en promedio de 8 horas diarias,
  2. La continuidad, es decir, el dormir debe ocurrir sin interrupciones
  3. La profundidad, soñar es un indicador de que se ha llegado al sueño profundo.

 El sueño profundo también facilita la preservación de la salud mental. Las alteraciones del sueño son un factor de riesgo para los trastornos mentales, como la depresión y la ansiedad.  La mala calidad del sueño afecta el estado de alerta y las funciones cognitivas como la atención, concentración, memoria, con la consecuente disminución de la productividad académica y laboral, al tiempo que aumenta el riesgo de accidentes de tráfico, domésticos y de trabajo.

Dormir es una función básica del organismo humano que debe cubrirse a diario en tiempo y forma adecuados. Dormir menos de lo requerido o tener un trastorno de sueño deteriora de manera significativa el desempeño diurno y aumenta el riesgo de enfermedades, así como el riesgo de accidentes.

Dormir, NO ES UNA PERDIDA DE TIEMPO.

 

El huso horario es el causante de la falta de sueño en España

Huso horario

Hace unas semanas aparecía en el periódico británico The Guardian, una columna que firmaba Paul Kelly, investigador del Sleep and Circadian Neuroscience Institute de la universidad de Oxford, donde afirmaba que los déficits de sueño en la población española no eran una cuestión cultural, si no que estaban asociados al huso horario del país.

El origen del interés, radicaba en una moción presentada en el Congreso de los Diputados en la que se pedía que determinados programas dirigidos claramente a un público infantil y juvenil, se emitieran en un horario que permitiera el descanso de los más pequeños. El programa de televisión MasterChef Junior, tenía 3 millones de espectadores jóvenes pegados a su televisión hasta después de la 1 de la mañana en un día laborable. Eso provocó las críticas de los diputados españoles, que pidieron a RTVE, que la emisión de programas para niños terminen antes de las 11 pm entre el domingo y el jueves. Se argumentaba con razón que “los hábitos televisivos juegan un papel importante en la falta de descanso nocturno en nuestro país”. Como en la mayoría de países, mucha gente ve habitualmente la televisión, o utiliza los ordenadores y los teléfonos móviles por la noche hasta muy tarde: “los niños que no duermen lo suficiente presentan problemas como irritabilidad, somnolencia y falta de concentración”. Los parlamentarios, señalaron que todo el país sufre falta de sueño y que los españoles en general duermen “un promedio de horas inferior al de otros europeos”.

El huso horario español y la falta de sueño

Según Paul Kelly, no es casualidad que los españoles duerman una hora menos y es que España está en la zona horaria incorrecta. Madrid está poco más o menos al sur de Londres, por lo que debería estar en la misma zona horaria que Reino Unido, sin embargo, hace más de 50 años que estamos adheridos al horario de Centro Europa.

En 2013, una comisión nacional, analizó esta cuestión y reveló que los españoles duermen 53 minutos menos que la media europea y que esta pérdida de sueño hacía que se incrementase el absentismo, el estrés, los accidentes laborales y el fracaso escolar.

También en la columna de The Guardian, se trataba el tema del tópico de la siesta como un signo de vagancia. Se suele pensar que la siesta española y la “actitud somnolienta ante la vida” de los españoles, es un producto cultural o incluso es una realidad (los españoles tienen más tiempo para dormir). Pero nada más lejos de la realidad: los españoles trabajan más horas que casi todos sus homólogos europeos. Y la razón por la que pueden tener este comportamiento somnoliento es que realmente tengan sueño durante todo el día. España tiene un sistema de tiempo disfuncional que priva a los españoles de una hora de sueño todos los días.

Además, los trabajadores españoles suelen trabajar 11 horas diarias, de 9 a 20 horas. Con la cena a las 9 pm y un par de horas de televisión, tienden a no llegar a la cama antes de la medianoche. Por lo tanto, no es de extrañar que la tasa de natalidad se desplome.

Consecuencias del cambio de hora

No hay nada establecido en firme sobre la preocupación que existe en España con respecto a que, tanto adultos como niños permanezcan pegados a la pantalla de la televisión o de los teléfonos móviles por la noche hasta altas horas, lo que provoca una alteración del sueño.

Según el Dr. Kelly, España aún tiene la oportunidad de modificar el huso horario del país. Este cambio reportaría diferentes beneficios: mejorará la salud de la población, lo que a su vez, la calidad de vida de los trabajadores, la productividad y el desempeño. Cambiar el huso horario del país podría suponer enormes beneficios para el país.

LA IMPORTANCIA DE DESCANSAR BIEN

Se puede descansar sin dormir y dormir sin descansar. El dormir es el acto principal para que nuestro organismo consiga descansar, pero dormir no garantiza el descanso reparador.

Dormir es una actividad imprescindible para que podamos seguir viviendo. Descansar es fundamental para volver a cargar energías después de toda una jornada de actividad. El sueño repara todos nuestros órganos liberando infinidad de hormonas que mejoran el estado general del organismo, como la llamada hormona del crecimiento que necesitamos para aumentar el volumen muscular. Además dormir bien y el tiempo necesario, refuerza nuestro sistema inmunológico y nos hace más fuertes frente a las agresiones externas.

Cada individuo tiene una morfología diferente, y unas necesidades de descanso diferentes.

espalda-alineada

Si el equipo de descanso ejerce presión sobre nuestro cuerpo, y la columna vertebral no está alineada, nos obliga a cambiar de postura una y otra vez. Ese movimiento provoca un microdespertar que nos hace salir de la fase de sueño profundo (fase en la cual todos nuestros órganos descansan).

No obstante, hay que tener en cuenta que el sueño, según los especialistas, es una actividad que necesita una serie de movimientos “naturales” durante el mismo, por lo que es conveniente evitar superficies de descanso que provoquen la sensación de encajonamiento ya que, la necesidad natural de movimiento del cuerpo, al verse impedida provoca también el abandono súbito de la fase REM del sueño.

bebe-dormido